28 de abril 2014

Sistema de estudio: la confluencia de diferentes métodos y el aprovechamiento de las TIC

Introducción 

Habitualmente nos encontramos con múltiples sistemas de estudio que nos proponen diferentes técnicas, muchas comunes entre ellos, para preparar el temario y estudiarlo. Con este artículo se busca tomar esas técnicas y adaptarlas al uso de nuevas tecnologías que nos ayudarán en diferentes aspectos del trabajo. 

No quiere decir esto que todo el mundo deba pasar a tomar apuntes con ordenadores (pues hay gente que prefiere hacerlo a mano), pero quien esté familiarizado con los mismos y/o desee sacarles un mayor provecho, la aplicación de un sistema como este puede serle muy útil y ayudarle a ganar tiempo. 

1. Marco teórico 

El sistema de estudio está basado en tres aspectos básicos: técnicas para la organización del tiempo de trabajo, extraídas principalmente del libro The pomodoro Technique (Nöteberg, 2009), técnicas de memorización basadas en el libro Desarrolla una mente prodigiosa (Campayo Matínez, 2005) y técnicas para la confección de apuntes personales y esquemas para las cuales se utilizó además este último libro llamado Técnicas de estudio para Secundaria y Universidad (Salas Parrilla, 2000). 

Para tratar de buscar posibles beneficios o perjuicios de las nuevas tecnologías, aparte de los que se hablasen en los documentos anteriormente citados hemos revisado el artículo Laptop multitasking hinders classroom learning for both users and nearby peers (Sanaa, Westonb & Cepedab, 2013) que plantea que pese a la evolución de las mismas el hecho de que los alumnos realicen otras tareas aprovechando el tener el ordenador puede ir en perjuicio de su comprensión e incluso distraer a los compañeros adyacentes. Sin embargo, comenta que son una gran herramienta que hay que buscar cómo implementar correctamente en los tiempos que corren. 

2. Planteamiento empírico 

2.1 El trabajo previo 

Lo primero que hay que hacer es preparar el terreno sobre el que vamos a trabajar, de esta manera ahorraremos tiempo mirando donde poner los archivos o buscando donde dejamos cierta cosa. 

Asumiremos en todo momento que trabajaremos dentro de una carpeta llamada “estudios” (o como cada uno la quiera denominar) en la cual crearemos una nueva carpeta con el nombre de la titulación o estudios a realizar y, dentro, el año al que corresponden las asignaturas (el año de la asignatura, no en el que la estamos cursando). 

Dentro de esa carpeta crearemos una carpeta por cada asignatura, poniendo los nombres pertinentes, y cada una de ellas se distribuirá de la siguiente manera: 

Esquema de organización de archivos 

El esquema muestra un ejemplo visual de la organización situando las subcarpetas en orden descendente según serán utilizados).

2.1.1 Trabajos 

En este apartado se incluirán los trabajos terminados o en proceso, yo suelo incluir dentro dos subcarpetas para cada uno de estos casos (“En proceso” y “Terminados”). A la hora de nombrar los archivos tendemos a utilizar anotaciones semejantes a “NOMBRE_casi terminado”, “NOMBRE_casi terminado4”, “NOMBRE_subrayado”.... Estos nombres nos impiden saber cronológicamente cuál es el último y el primero, con cuál debíamos continuar si llevamos un tiempo sin trabajar y se nos ha olvidado, etc. Por eso, se aconseja utilizar un sistema de numeración ascendente de tres cifras (de las cuales teóricamente nunca variaremos más de dos), que funcionaría del siguiente modo: “NOMBRE_001” o “NOMBRE_001_ACLARACIÓN” si se desease, por ejemplo, Aprender_a_aprender_003_Sin formato”. 

2.1.2 Apuntes 

Todos los apuntes que se tomen serán organizados, teniendo en cuenta que se tendrán dos versiones, una “en sucio” y otra “en limpio”, esta segunda carpeta debería dividirse para un mejor orden en “Notas de clase”, que incluiría los apuntes en sucio revisados, y “Apuntes terminados”, para aquellos a los que hemos dado formato y completado. El hecho de que los apuntes se encuentren en la carpeta de terminados no implica que no se puedan modificar más, sino que ya tienen formato y correcciones hechas, aunque siempre se pueden ampliar o mejorar si se considera oportuno o si obtenemos nueva información relacionada. 

La nomenclatura de los apuntes funcionaría por cronología “DD/MM/AA” o “DD/MM/AA_ACLARACIÓN” por ejemplo “14/04/2014_Tema4”. 

2.1.3 Material de apoyo 

Este apartado será dedicado para guardar cualquier documento recomendado por el profesor, un compañero o que simplemente hayamos encontrado y nos parezca útil para su estudio o repaso si fuese necesario. Puede dividirse en las carpetas “Usado” y “Sin uso”, si se considera necesario. 

2.1.4 Cosas viejas 

En este proceso irán aquellas cosas que en su momento fueron útiles pero que ahora creemos que no serán necesarias, hasta que la asignatura esté superada siempre podremos volver a ellas, una vez se apruebe la materia lo único realmente necesario para guardar serán los apuntes con el formato completo. 

A la hora de trabajar puede ser muy útil usar plantillas. Tanto para trabajos como para los apuntes, de esta manera nos ahorraremos tener que repetir cada vez un mismo proceso, bastará con hacerlo una vez a conciencia y ya quedará así para el futuro. Si más adelante queremos implementar algo nuevo siempre podemos editar la plantilla para el trabajo próximo. En esta plantilla podemos editar los formatos automáticos para aplicarse a nuestras necesidades, como por ejemplo marcar cierto diseño para mostrar las dudas. 

Debemos plantearnos unas pautas de trabajo, más adelante se hablará de las abreviaturas o el orden y significado de los colores con los que subrayemos. Todas estas pautas nos ayudarán a mantener una estructura que facilitará tanto el trabajo como la comprensión del resultado de este. 

Por practicidad se aconseja el uso de Google Drive o Dropbox, estos programas nos permitirán un guardado de los datos online que nos permite tanto acceder desde otros ordenadores (siempre y cuando tengan acceso a internet) como la recuperación de la información en caso de estropearse el ordenador. También tienen otras peculiaridades pero que serán explicadas más adelante. 

A continuación nos encontramos con los apartados de “Subrayado” y “Recogida de apuntes”, el orden no es obligatoriamente el que está escrito, ciertamente es aconsejable llevarlos en paralelo, pero no necesariamente habrá que ir a clase con el tema subrayado previamente, aunque es práctico y habrá profesores que así lo pidan. En cualquier caso, para trabajar con este sistema deben llevarse a la par para ir completando adecuadamente los apuntes. 

2.2 Subrayado 

Esta sección busca mostrar un método eficaz para la realización de resúmenes comenzando por el subrayado, parte principal para esto. Esto facilitará el estudio del temario, entre otras cosas, porque reducirá la amplitud del mismo y esto evitará la fatiga estudiando y el efecto psicológico negativo de tener que enfrentarnos a un temario muy extenso. 

Aunque igual sea redundante decirlo, la función principal será eliminar todo el contenido extra que no consideremos importante y destacar aquellas ideas que sí lo son. Para esto utilizaremos un bolígrafo o lápiz (se evitará el uso de subrayadores fluorescentes pues pueden ser molestos para la vista en tanta cantidad y además tienen ya una función específica en el sistema de estudio). Es muy frecuente el ver a estudiantes que en vez de subrayar lo importante, toman todas las ideas y “lo único que consiguen es cambiar el color de la página” (López, Mora & Fernandez, 1991). Se debe evitar esto a toda costa, de hecho se tratará de solo tomar las palabras necesarias, no frases o líneas completas, evitando los artículos, preposiciones, conjunciones y otros tipos de palabra que nuestra mente puede rellenar sin problema y buscando que lo subrayado pueda ser leído rellenando los huecos. Esto aumentará la velocidad de lectura sobre los textos subrayados considerablemente y reducirá el tiempo de estudio así como la fatiga. 

Durante este proceso se usarán los subrayadores fluorescentes para marcar los títulos distinguiendo tres niveles. Ramón Campayo (2005) sugiere los colores azul, rojo y verde (en ese orden) para esto. Es importante familiarizarse con el orden de los mismos, sea este o uno particular, pues eso ayudará a la creación de la idea en la mente y la representación mental de la misma. Además la utilización de los colores subrayando facilitará el trabajo posterior en los esquemas. 

2.3 Toma de apuntes 

2.3.1 Trabajo individual 

La base del sistema planteado es el uso de las nuevas tecnologías y principalmente un ordenador portátil con algún procesador de texto. El más habitual es el Microsoft Office Word, aunque a lo largo del artículo trataremos con otras posibilidades como el OpenOffice Writer o los documentos de Google Drive. La idea de usar este medio se basa en la limpieza de las notas, la velocidad y posibilidad de corrección de estas (evitando que sea una tarea tan ardua que pase a disgustar al estudiante), la posibilidad de trabajo posterior y la compartición de los apuntes. 

Comenzaré explicando el sistema básico para trabajo individual y más adelante plantearé otras alternativas. Dividiremos la toma de apuntes en cuatro pasos: 

  1. Recogida de apuntes en clase 
  2. Revisión y organización de los apuntes 
  3. Extracción de dudas 
  4. Completado de información 

2.3.1.1 Recogida de apuntes en clase 

Tomaremos anotaciones de las cosas que dice el profesor. Actualmente es muy común que el profesor use una presentación para apoyar sus explicaciones, en caso de que esta sea entregada a los alumnos, lo ideal sería trabajar con comentarios sobre el PDF o imprimirlas y tenerlas a un costado para marcar con asteriscos numerados cuando queramos indicar específicamente que algo de las anotaciones está directamente relacionado con algo en concreto. Si el profesor no las entregara hay que combinar lo que leemos con lo que dice el profesor. En ninguno de los casos debemos copiar como si el profesor estuviese dictando, a no ser que sea una cita, o copiar textualmente las presentaciones. Es conveniente tener en mente abreviaturas que nos ayuden a tomar aún más rápido las anotaciones, estas se crean en función de la carrera o asignaturas y de las palabras más comunes. Por ejemplo, “punto de vista” (.dv) o “teoría” (ta). 

2.3.1.2 Revisión y organización de los apuntes 

El siguiente paso es coger esos apuntes que hemos tomado y revisarlos para organizarlos. Lo ideal es hacerlo cada día al terminar la jornada lectiva, pues aprovechamos que tenemos el temario fresco en nuestras cabezas y evitamos así que el trabajo se acumule. Aun siendo así, hay a quien le cuesta entrar en una rutina que le permita trabajar el día a día, así que también puede hacerse semanalmente, aunque pasaremos de tener un par de hojas al quíntuple de eso. No es aconsejable dejarlo para las semanas previas a los exámenes, porque impedirá completar todos los pasos del sistema y, por otro lado, generará un cúmulo de notas que creará una sensación de desgana en el estudiante. 

Comenzaremos organizando los apuntes haciendo uso de las herramientas de formato automático y siguiendo con las pautas que nos hemos marcado en el primer apartado “El trabajo previo”. Una vez marcados los comienzos de temas y otros puntos, daremos un formato al texto corrigiendo expresiones, explicando cosas con mayor detalle y marcando las dudas. 

Utilizaremos también la información de los libros de texto y otros soportes que tengamos para tratar de mantener los apuntes completos. 

Al terminar con esto daremos un repaso leído para comprobar que todo está correcto y continuaremos con el siguiente paso. 

2.3.1.3 Extracción de dudas 

Este paso es muy simple, deberemos anotar en una hoja aparte todas las dudas. Revisando los apuntes, libros de texto y presentaciones trataremos de resolverlas, de no poder hacerlo las consultaremos al profesor, lo ideal es o llevar el portátil con nosotros con el documento abierto (no usar el mismo pues no tenemos todo el tiempo del mundo para escribir las anotaciones correctamente, ya se hará en el siguiente paso) y anotar las respuestas, o imprimir un folio con las respuestas numeradas y llevarlo con nosotros para anotar. 

2.3.1.4 Completado de información 

Una vez las dudas han sido resueltas iremos completando los huecos en los apuntes. Si tras terminar este paso nos parece que aún le faltan cosas, podemos completar la información con datos de libros de apoyo o manuales, o incluso, de ser necesario, preguntándole al profesor algo más. 

2.3.2 Trabajo colaborativo 

Aparte de los cuatro pasos, quiero comentar otra peculiaridad del sistema que nos permite trabajar de un modo grupal, sin necesidad de reunirse o tener presencialidad. Siendo este el caso, se pueden distinguir dos tipos de colaboración, simultánea o no simultánea. 

Para la colaboración simultánea se puede hacer uso un programa de chat de voz si las dos personas no se encuentran en el mismo sitio, o un chat paralelo (que puede ser más engorroso) o trabajar en la misma ubicación. En ambos casos se haría uso de Google Drive, que permite trabajar online y a la vez sobre un mismo documento. Sirve tanto para esto como para tomar apuntes en clase pudiendo repartirse el trabajo (uno anotar cosas de las presentaciones y otro lo que dice el profesor, o simplemente ambos ir tomando notas según crean conveniente). Es aconsejable tener en cuenta con quien trabajar y confiar en su trabajo, sino este sistema no será del todo fructífero. 

En caso de que la colaboración sea no simultánea se puede seguir usando Google Drive o pasar a otro programa como Dropbox que nos permitirá tener la carpeta con apuntes en la nube. La principal diferencia es que con el primero la edición se hace normalmente desde el navegador y el cambio se produce automáticamente. Por otro lado, con el segundo se trabaja usando los procesadores de texto y la información ha de subirse a internet y descargarse en su ordenador pudiendo crear conflicto en caso de que ambos trabajen a la vez sin saberlo aunque para evitar problemas el programa bloquea el guardado simple, obligando a guardar aparte. Se aconseja la primera opción. 

2.4 Esquemas 

Los esquemas representan una idea del temario en general en la que no se reflejará todo el contenido, pero permite hacerse una idea mental de este y de cómo está estructurado. 

Siguiendo el planteamiento de Ramón Campayo (2005) se pondrá el título principal en el centro de la página y luego, empezando por arriba, situamos los títulos (previamente ya subrayados con fluorescente), continuando en el sentido de las agujas del reloj. En estos esquemas solo se usarán palabras sueltas o frases cortas, pudiendo también escribirse asociaciones inverosímiles (Campayo, 2005). 

Es conveniente que la realización de estos esquemas sea post la explicación por parte del profesor y con los apuntes ya ordenados. Además de ser útil como repaso posterior a esto, a la hora de estudiar también es práctico para repasar mentalmente el temario solo usando los títulos. 

Como herramienta “novedosa” para este apartado se propone la utilización del programa CMap Tools, para la creación de los esquemas. El uso de medios informáticos, como se plantea en la base de este artículo, favorecerá la limpieza, la organización, la posibilidad de corregir erratas o complementar posteriormente sin tener que empezar otra vez. Los esquemas deberían ser guardados en la carpeta “Usado” dentro de “Material de apoyo” (tanto el archivo de imagen como el editable del programa). 

2.5 Grabación de apuntes 

Como herramienta paralela está científicamente demostrado que grabarse leyendo los apuntes y escucharlo después ayuda a la memorización de los mismos. 

Podemos grabar los apuntes desde la versión terminada o leer desde el resumen de esta, (lo más aconsejable es lo primero). Para grabar se puede utilizar cualquier programa con el que se esté familiarizado, yo personalmente utilizo Audacity que es gratuito y funciona adecuadamente para esta tarea. Aconsejo dividir los audios en temas, así el archivo no termina siendo demasiado largo y siempre podemos repetir los temas que llevemos peor. 

A la hora de trabajar con ellos, se puede hacer previo a dormir, mientras estamos en la cama, escuchar lo que va diciendo y tratar de pensar sobre ello y qué va a continuación. O leyéndolo a la vez que se escucha (esto es más complejo si se usa una versión resumida). 

Hay personas a las que escuchar su propia voz les incómodo, en tal caso podemos pedir a alguien que los lea por nosotros (complicado, pero no imposible) o usar un programa para modificar la tonalidad de nuestra voz de tal manera que parezca la de otra persona (10db es una variación que suele funcionar en mi caso). 

2.6 Memorización 

En lo que a las técnicas de memorización respecta, es necesario remitirlos al libro Desarrolla un mente prodigiosa (Campayo, 2005), al apartado segundo llamado “Supermemoria” pues la explicación la otorga el creador del mismo sistema de memoria y con este artículo se busca centrarse más en la parte estructural con las nuevas tecnologías. 

Dicho esto comentaremos que las asociaciones inverosímiles se anotarán (sea a mano o a ordenador) en color azul en el espacio designado para las mismas. 

2.7 Obtención del formato final 

2.7.1 Estructuración 

La estructura de los apuntes se basará en una distribución del contenido en los dos tercios izquierdos del documento (márgenes aparte). Pese a aconsejarse la toma de notas con el documento de Google Drive, a la hora de dar el formato final (previo a imprimir) para quienes no estén completamente familiarizadas con este programa puede ser más cómodo trabajar con procesadores de texto más habituales. La estructura de dos tercios se basa principalmente en la posibilidad de escribir anotaciones, o más concretamente asociaciones inverosímiles (Campayo, 2005), en el margen. 

Se recomienda guardar en PDF para asegurarnos que al imprimirlo no se mueve de la posición donde ha sido colocado, pues al abrirse en imprentas puede variar según el programa, y, además, imprimir sobre papel reciclado, esto evitará el reflejo que se produce con los folios blancos ayudando a que nuestra vista no se fatigue tanto. 

En lo que respecta a la encuadernación, se recomienda situar al final del tema 1 folio por cada 4-5 páginas (en caso de no haber hecho los esquemas aún), o 1 por cada 10 si aún no se ha hecho y se quiere hacer alguna anotación posterior a los esquemas. La estructura una vez encuadernada debe ser: 

      ● Portada de asignatura 

      ● Tema (repetir las veces que sea necesario según los temas). 

                ○ Portada del tema 

                ○ Apuntes terminados 

                ○ Esquemas 

                ○ Folios en blanco (según se calcule) 

Se recomienda además solicitar una anilla de un tamaño o dos superior a la que debería llevar pues trabajaremos mucho con este material y de ser muy estrecho puede terminar estropeándose. 

2.8 Tiempo de estudio 

En este apartado se resume la técnica pomodoro (Nöteberg, 2009), aunque para su mejor compresión se recomienda la lectura del libro The pomodoro technique (Nöteberg, 2009). 

Se organizará en diferentes pasos el trabajo para una mayor eficiencia. Comenzaremos situándonos en un sitio adecuado para el estudio y seleccionando el material que vamos a trabajar. Pondremos 25 minutos en el temporizador y comenzaremos a trabajar. Si durante este tiempo se te ocurre una tarea que debías realizar simplemente anótala en un papel y continúa trabajando. Trabajaremos hasta que el tiempo se agote y cuando lo haga marcaremos donde hemos terminado y a continuación tomaremos un descanso de 5 minutos que aplicaremos a cualquier cosa que nos relaje y que no esté relacionada con el trabajo que estamos haciendo. Repetiremos este proceso hasta un máximo de cuatro veces y tras el cuarto tomaremos un descanso largo de entre 20 y 30 minutos, este tiempo nos permite realizar tareas más largas mientras nuestra mente asimila lo trabajado y descansa antes de una siguiente ronda. 

La web http://www.pomodoro.me/ nos ayuda a estructurar los tiempos, y cómo podemos encontrar aplicaciones que lo hagan. Si se da el caso de que trabajar con el móvil al lado nos distrae, siempre podemos usar un temporizador de cocina. 

3. Discusión 

 Antes de comenzar este artículo se revisaron pros y contras planteados por el colectivo de docentes e investigadores, pues existe una parte de estos que es reacia a la inclusión de según qué nuevas tecnologías. Por una parte, fue planteado que el tener un ordenador puede ser una distracción para el alumnado que lo maneja y para el que está alrededor, como plantean en el estudio Laptop multitasking hinders classroom learning for both users and nearby peers(Sanaa, Westonb & Cepedab, 2013) o Everyday attention: Mind wandering and computer use during lectures (Riskoa, Buchananb, Medimorecb & Kingstonec, 2013), aunque plantean sobre todo el mal uso de los mismos, hablando de hacer dos tareas diferentes, que no es tal vez la distracción que puede tenerse en clase, ya que ambas actividades que ellos plantean requieren un mismo nivel de atención. En clase no es necesario que los alumnos tengan un ordenador para distraerse, también pueden hacerlo hablando o haciendo garabatos, considerándose estos últimos como que pueden ayudar a la memorización (Andrade, 2009). En este aspecto será más útil educar a los alumnos para hacer un correcto uso de los nuevos medios que negarse a ellos, pues la sociedad está avanzando, y negarse al avance va en perjuicio del desarrollo social natural. Las notas escritas y las tomadas a ordenador han demostrado tener similares efectos sobre el aprendizaje (Macdonald & Caverly, 1998). Por otra parte, estos mismos docentes alegan que el uso de los ordenadores puede ser útil para llamar la atención de alumnos con TDA/TDAH, a lo que se plantea, si puede llamar la atención de un alumno con trastornos de déficit de atención, ¿por qué no es válido para llamar la atención de alumnos sin esos trastornos? 

También se plantea que el no escribir de un modo manual puede empeorar el aprendizaje, reduciendo la resistencia motriz para tareas en las que sea necesario el uso de la escritura manual o la memorización de contenidos por el aspecto motriz, pero aunque perdiese en ese aspecto, puede ayudar en otros tantos como la motivación (Salas Parrilla, 2000), el captar la atención del alumno o el posible dinamismo de las actividades, lo que hace plantear si el balance compensa. 

Otro de los contras que se plantea es la posibilidad de corregir en cualquier momento que implica un deterioro de la concentración para realizar las cosas a la perfección. En este caso, se entiende que la atención se mantendrá si el alumno quiere realizar la tarea una sola vez, no corregirla constantemente. Además, el hecho de que el archivo esté digitalizado, como se muestra a lo largo del estudio, puede beneficiar a la compartición de material y por lo tanto a un trabajo colaborativo; a la motivación del alumnado para retocar los apuntes sin que la corrección (a modo de tachón o con tipex) se vea luego, quedando como un recordatorio constante del fallo, o que para evitar esto corregiría la hoja entera, perdiendo un tiempo que podría ser aplicado a estudiar el temario por los métodos arriba planteados u otros. 

Finalmente, el problema de la organización de apuntes se reduce con los ordenadores, que pueden facilitar tanto la organización de estos como el poder disponer de todos en todo momento. Actualmente, alumnos de primaria van a clase con mochilas que pueden pesar hasta ocho kilogramos que podrían ser reducidos al peso de un dispositivo móvil, como se realiza en múltiples centros como por ejemplo en Brasil (Buarque de Macedo, Duarte Ribeiro, Elisa Echeveste, Jacques de Jacques, 2013), o un pendrive con los apuntes. Incluso si se plantea el sistema de estudio de este artículo, los apuntes estarían en internet y no cabría la posibilidad de olvidarlos o perderlos. De este modo se reduce el peso de la maleta, no solo del estudiante de primaria sino de secundaria o universidad. 

4. Conclusiones 

En conclusión, para optimizar el trabajo de los estudiantes se ha visto que el uso de las nuevas tecnologías influye reduciendo el tiempo de trabajo, mejorando la portabilidad de las notas, ayudando a la obtención rápida de información y facilitando la compartición y limpieza de los apuntes. A su vez, mejora la atención del alumno al centrarse en un medio que le resulta más atractivo. 

Por otra parte, también se ha visto que el hecho de que el alumno tenga un ordenador puede influenciar en la distracción tanto de él como de sus compañeros si aprovecha la posibilidad de tener un dispositivo multifuncional para realizar tareas ajenas a la clase. Así vemos que las ventajas que puede ofrecer el uso de las nuevas tecnologías para los alumnos favorece con creces la educación de los alumnos, no solo en el manejo de las TIC sino además en el uso correcto de estas.

IIV_Docente

Publicado originalmente en COEFED.